El 12 de julio de 1988 Duro de Matar se estrena en Los Ángeles
y nos regala un entrañable villano interpretado por el gran Alan Rickman: Hans Gruber